© 2023 por Armário Confidencial. Orgulhosamente criado com Wix.com

  • Wix Facebook page

EL FAUNO



Marcelo Rodríguez Cachi.

Nació en Montevideo (Uruguay) en 1971. Librero, escritor y poeta. Fundador y director de la Revista Libroguía, editor en Ediciones de la Comarca. Algunas de sus obras han sido premiadas en concursos internacionales.

Dónde:

Librería El Virrey Jacksonville

Plaza de la Escuela - Ruta 8 Km 17 - Montevideo.

Teléfono: 2517 04 11

E-mail: jacksonville@libreriaelvirrey.com.uy.

Horario: Lunes a Viernes de 10:00 a 18:00hs.

A vos amigos hispanohablantes yo vos traigo una entrevista con el gusto de descobierta. Entre los viñedos de los alrededores de Montevideo, cerca de los caballos pensantes, se camina hasta un pateo español con aljedrez gigante para niños pequeños. Hay gente, música de bodas, ensueño, pokemons raros y además... Una librería.


La librería El Virrey en Jacksonville oculta medio al aroma de sus novidades un mago quien sabe seguir conversas largas y deliciosas: Marcelo Rodríguez, librero, editor y además poeta y escritor de cuentos. Acá comparto con los lectores para que lo disfruten.


Arendt. Estávamos hablando de Borges, Ida Vitale, Ortega, de microcuentos, y de otros autores. Amé Ida Vitale. Ella es grande. Creo que Borges es mejor contista que poeta. Y todavía no conozco Ortega. Dime que pensás de ellos.

Marcelo Rodríguez. Ida Vitale es una poetisa vital y sugerente, su poesía tiene una mixtura particular donde lo sensorial está siempre presente. Sus poemas parecen tocarnos mientras los leemos. Borges es un cuentista fascinante. Su prosa tiene la densidad y la magia del explorador que descubre algo donde nacen las interrogantes. Lo mismo pasa con su poesía, cuya profundidad queda resonando como un eco en nuestro interior.


Arendt. Hablábamos también del dicho de que hoy la gente no tiene más tiempo para leer novelas, libros largos, ni textos con más de algunas líneas en las redes sociales. Qué notás en la gente que entra en tu librería? Qué busca el lector hoy?

Marcelo Rodríguez. Las grandes casas editoriales buscan continuamente el próximo bestseller, y estimulan la aparición de sagas mastodónticas. Sin embargo, en la vorágine se pierde un sector de lectores que privilegian la calidad literaria de nuevos autores. Los formatos de lectura se han diversificado mucho y las nuevas tecnologías han estimulado desarrollado la aparición de más lectores y más escritores. Hoy es muy sencillo “publicarse”. Incluso, existen lectores patológicos, como hay adictos a los celulares y la navegación en internet. Silenciosamente, se están formando lectores cuya capacidad de atención es de corto plazo. La irrupción de tantos vehículos de comunicación modifica los hábitos de lectura, por lo que crecen géneros literarios como las novelas gráficas y los microrrelatos. Aunque la narrativa breve tiene una larga tradición en la literatura universal con exponentes como Cortázar, Borges, Galeano, Dino Buzatti o Ana María Shúa; solo por mencionar algunos.

Arendt. Por otro lado, se inicia ahora la inclusión de esa modalidad de microcuento en las premiaciones y con eso se plantea el reconocimiento literario de eses textos.

Tus microcuentos son una prueba de que sí, es posible resumidamente producir un efecto en el lector de sorpresa y de encantamiento. Además el hecho de sinopsis también se aplica a los poemas, por supuesto; ni por eso, por ser corto, un poema deja de transmitir contenido muy largo para largas reflexiones. Cual es tu ideal literario?

Marcelo Rodríguez. Aspiro a que mis escritos tengan la esencia del trueno, cuyo efecto inmediato es el relámpago. Aun cuando el rayo se tarde en llegar en el alma del lector. El microcuento para mí es una puerta que se abre sin saber lo que descubriremos al otro. Me seduce la idea de que al final de un microcuento algo nos modifique para siempre. Una intensidad propia de la poesía.


Arendt. Me encantó la descubierta, de entrar en una librería en que el librero es poeta. Me encantó que al leer sus poemas y microcuentos se hable de la luz, de la sombra, de las sensaciones sinestésicas que produce a la vida poniendo la memoria humana en movimiento. Bueno, acá algunos de ellos.

El primer espejo

Marcelo Rodríguez Cachi

Contemplar la crepitación de la luz

es caminar para dentro

es hundirse en el párpado abierto de universo

alfaguara de los dioses

y principio del viaje a los mundos invisibles

El fuego es el primer espejo del mundo


Corre por dentro

Marcelo Rodríguez Cachi

Aspiro mis líneas de informativos

para alucinar con los demonios del mundo

para ver el lado oscuro de la existencia

y sentir la vida practicando boxeo

en las bolsas debajo de mis ojos

sin embargo, he estado en el planeta el tiempo suficiente

para saber que no son ciertos los rumores

de la caza deportiva de hadas

y es una leyenda urbana aquello de los criaderos de elfos

las noticias del mundo han sido eclipsadas por el mundo de las noticias

y detrás de cada dedo que elige qué faceta del universo humano nos mostrarán

hay un miedo que mantener vivo

una desesperanza que abrigar

he sabido que los gritos muertos son silencios vivos

en los campos donde la guerra dejó sus pezuñas marcadas

sin embargo, la felicidad late igualmente porfiada

en el abrazo y las manos juntas

en la luz de las miradas

en esa otra cosa que no está afuera

sino que corre por dentro

con la misma alegría

de ciertos vientos en la cara de la infancia.


La luz de mi sombra

Marcelo Rodríguez Cachi

Mi sombra brilla en la oscuridad

como una aurora boreal hecha a mano,

a golpes y gritos destemplados.

Con la artesanal insistencia de las frustraciones ajenas

que tatúan constelaciones de llagas vivas en mi alma

o predicen un apocalipsis que nunca se cumple

En la madrugada,

circulan emergencias móviles en mi sangre

y yo me trepo de los atrapasueños, me dejo filtrar

hasta arrugar las pesadillas y hacerlas pelotitas junto al tacho desbordado

donde vive aquel dragón oculto tras muros de humo y nicotina que fui.

Hoy salgo a la luz después de la dureza del invierno

desperezándome en las sábanas del tiempo

para entregarme al calor de los universos próximos

de las puertas abiertas

de lamidas de reconocimiento y caricias limpias

Hoy tomo el sol en mis manos y corro para sentir el viento en la cara

Para reir infinitamente en las verdes praderas de lo posible.


Arendt. La gente está muy preocupada con la utilidad. Mismo en la literatura, hay el mercado del libro, los comportamientos utilitarios y de éxito se transponen también a ese universo. Todavía se mira a un autor por el numero de libros publicados en editoras prestigiosas, y poco a lo que dije el autor. Pero se entra en tu librería y se puede notar que hay un aire de libertad allí. Qué pasa con las personas, que la libertad no es más un valor muy caro, hoy raro a las personas? Y cuanto a la dificultad y sacrificio para obtenerla, saberán nuestros hijos encontrarla?

Marcelo Rodríguez. La libertad es una forma de entender la vida. Nuestra forma de existencia cambió en muy poco tiempo y parece difícil mantener la calma y la claridad de pensamiento. Sin embargo, hoy accedemos a un autoconocimiento como nunca antes en nuestra historia. Lo importantes es educar en el concepto de libertad y curiosidad, bajo la luz de una ética de responsabilidad hacia la vida. Nuestros hijos tienen un rico mundo para explorar y lo único que podemos legarles para su seguridad es la ética y el autoconocimiento.


Arendt. Su esposa es escritora muy conocida para niños. Se nota mucha imaginación en sus libros y una dedicación pasional a las escuelas. Y eres su editor. Como un casal que me encanta mucho. Yo veo que tardaste un poco más en dedicarse a sus propios alfarrabios, con lo que se deduce eres un feministo, así de sencillo, feministo en la práctica, lo que falta a los hombres de discursos largos y poca atención. Contame de tu día a día, y como el trabajo de tu esposa te inspira, lo que los hombres pueden aprender de vos.

Marcelo Rodríguez. Con mi esposa hablamos mucho. Compartimos escritos y literatura. Vivimos a complicidad de escribir y leer. La literatura solo es posible cuando es una filosofía de vida, cuando existe una mixtura profunda con la vida misma. Disfrutamos mucho “hacer” literatura y compartirla. Fundamentalmente, nos encanta el efecto que un escrito puede tener sobre un lector que descubre disfrutando.


Arendt. Y los niños? Sabrán dónde es el país de Jauja, el paraíso terrenal y la Taprobana? O viverán con tablets y hablando de precios? Habrá un momento en que la literatura les alcanzará y les tocará el corazón, la mente? Como mantener viva la llama de la imaginación de los niños, del desconocido, de la curiosidad, de lo que no tiene precio? Como lo hace con los tuyos.

Marcelo Rodríguez. La imaginación es un atributo de la condición humana: la imaginación y la curiosidad. Creo que son condiciones que no perderemos nunca y que las practicaremos sin importar los tiempos de vida que nos toquen. Tengo la certeza de que en los hogares donde los niños conviven con libros, éstos se integran a su vida. De alguna u otra manera, el libro estará presenta en la vida de esos futuros adultos. Entregarse a la literatura requiere una mínima noción estética del discurso narrativo: saber apreciar las imágenes de un escrito. Esta noción se verá plasmada en cómo nos comunicamos con los otros. Hoy el lenguaje se ha fragmentado de acuerdo a la vía de comunicación que estamos usando. Así, alguien puede escribir en una red social virtual usando acrónimos o emoticones, pero a su vez, puede escribir poesía o un elaborado texto literario. Hoy nuestro vínculo con la escritura y la lectura es más intenso y masivo, aunque no es tan sencillo visualizar a los referentes literarios de antaño. Estamos ante un cambio que nos cuesta controlar y eso nos pone en alerta. Acaso, nuestra misión es solamente transmitir valores para la buena; todo lo demás vendrá por añadidura.

Arendt. Hacia el Brasil. Hay una literatura latinoamericana en la cual se inserta el Brasil? O todavía se tiene el Brasil como un espacio literario separado de los países cuya lengua es el castellano? Y el elemento indígena? Te copio un mapa de las lenguas en la América Latina.


Marcelo Rodríguez. Sin duda, el idioma es una barrera importante. A pesar de que Uruguay es un país limítrofe con Brasil, es difícil acceder a autores de dicha nación. Uruguay es el país más europeo de América Latina, pues la limpieza étnica de los conquistadores pudo borrar con eficacia la primitiva cultura aborigen. Por lo tanto, nuestro desarrollo cultural carece de la noción de autóctono de antes de la llegada de los españoles. Sin embargo, las dificultades que presenta el intercambio literario no han afectado la difusión de los cantautores brasileños.

Arendt. Las diferencias entre la literatura brasilera y hispánica son grandes, yo creo, en respeto a su desarrollo reciente: la literatura uruguaya, argentina, me parecen casi síntomas de la vida política, de la cidadanía, del colectivo. En Brasil, un escritor se isola del mundo, se invitan a las interreferencias de los autores y raras vezes están los poetas y escritores brasileros entusiasmados con la política. Por que se pasa eso?

Marcelo Rodríguez. Creo que tiene que ve con los procesos históricos de cada nación. La cultura rioplatense es muy politizada porque así estuvo signado históricamente. Buenos Aires y Montevideo se han visto enfrentadas muchas veces por los acontecimientos políticos de los procesos independentistas. Por lo tanto, fue creando una impronta política de la sensibilidad social de sus poblaciones. Brasil, por otro lado, se vio afectada por su imponente marco geográfico y su enorme extensión. Las vicisitudes de su proceso de independencia tuvieron matices distintos que reflejaron en su cultura elementos más vinculados a los aspectos sociales.

Arendt. Muchas gracias, Señor Rodriguez, y espero poder retornar pronto a su librería con un nuevo libro que empieza en Jacksonville...



0 visualização